Elevación de pecho en Pamplona

El pecho de la mujer es un órgano que está sometido a muchos cambios a lo largo de la vida. Los factores que más influyen en su cambio son el paso del tiempo, el embarazo y la lactancia y los cambios de peso. Como todos los tejidos del cuerpo los pechos están sometidos a la fuerza de la gravedad y con el paso del tiempo los tejidos pierden capacidad de contrarrestar esta fuerza y se van descolgando. La piel pierde elasticidad y la ptosis o caída afecta al tejido glandular y a la areola, teniendo como resultado que la mayor parte del volumen de la mama se encuentra en la parte inferior de la misma. Esto puede verse agravado por los cambios de volumen que se producen en el pecho debido a variaciones importantes de peso o por el embarazo y la lactancia. La mastopexia consiste en elevar el pecho y mejorar su forma distribuyendo el tejido de la mama de tal manera que la forma resulte más atractiva. Para ello es necesario devolver el volumen perdido en la parte superior de la mama y rellenar el escote. Una parte importante de la cirugía consiste en devolver al complejo areola-pezón su posición correcta. Esto puede conseguirse utilizando implantes o sin ellos, teniendo en cuenta siempre las características del pecho de cada paciente y sus expectativas en cuanto a resultados.

Indicaciones:

Está indicado realizar una mastopexia o elevación de pecho cuando:

  • Exista un descolgamiento o ptosis del pecho.
  • El pecho quede vacío y se quiera recuperar el volumen y la forma del pecho tras pérdidas de peso o después del embarazo o la lactancia.
  • Se quiera corregir una asimetría de pecho.

¿Cómo es el proceso?

En la primera consulta es importante hacer una valoración del pecho y de la anatomía de la paciente y escuchar sus objetivos y expectativas. Teniendo esto en consideración decidimos si colocar un implante o no. En caso de decidir colocar implante este será el que nos proporcione la forma y consistencia del nuevo pecho y adaptaremos la piel para que el resultado sea natural. En caso de optar por una mastopexia sin implante, redistribuiremos el propio tejido de la mama de la paciente para devolver al pecho una forma bonita y atractiva.

Las cicatrices varían según el grado de descolgamiento o ptosis de la mama y se detallan y explican siempre antes de la cirugía.

La cirugía se realiza bajo anestesia general y con una noche de ingreso hospitalario. La intervención tiene una duración de entre 2 y 3 horas.

Los primeros días el pecho está inflamado y, en caso de haber colocado implantes, puede sentirse una sensación de presión en la zona intervenida. Durante las siguientes semanas el pecho se va ablandando.

Cuidados post-operatorios

La cirugía tiene un postoperatorio corto y los cuidados son sencillos. Como casi todas las cirugías de pecho, requiere llevar un sujetador deportivo durante las primeras 4 semanas y evitar los esfuerzos bruscos con los brazos.

Las heridas no hay que curarlas hasta la primera revisión en la consulta y posteriormente es suficiente con aplicar un antiséptico y un apósito. Para que el resultado de las cicatrices sea óptimo es fundamental no fumar y evitar la exposición solar durante el primer año.

Incorporación a la rutina

La recuperación no es dolorosa y se puede hacer una vida tranquila desde el siguiente día de la cirugía. Es fundamental no realizar esfuerzos importantes ni movimientos bruscos con los brazos y no cargar pesos durante las 4 primeras semanas. Se puede y se debe caminar desde el siguiente día de la cirugía. Para realizar deportes de impacto o de fuerza es conveniente esperar, al menos, 6 semanas.

Si sigues teniendo dudas, puedes consultar la lista de preguntas frecuentes